Encontrar Un Lugar Donde Vivir Es Una De Las Principales Preocupaciones De Evacuados De Puerto Rico | Connecticut Public Radio
WNPR

Encontrar Un Lugar Donde Vivir Es Una De Las Principales Preocupaciones De Evacuados De Puerto Rico

Nov 21, 2017

Marlene Hernández buscó entre los abrigos de invierno con su prima Kaliel Díaz en un centro de socorro por el huracán en Hartford. Díaz llegó desde Puerto Rico con otros tres familiares solo hace unos días.

Read this story in English. / Lea esta historia en inglés.

Como el invierno de New England empieza a sentirse, muchas familias desplazadas por María han venido al centro a buscar ropas más cálidas y otros suministros. Hernández dijo que una preocupación aún mayor es dónde vivirán las familias, especialmente si llegan más parientes.

"Aún tratamos de resolver eso", dijo Hernández. "Aún estamos tratando de conseguirles un lugar donde vivir por ahora, para que puedan traer a todos los demás para acá".

Un informe del Centro para Estudios Puertorriqueños en el Colegio Universitario Hunter estima que entre 3.000 y 11.000 puertorriqueños podrían mudarse a Connecticut después de María. La gran mayoría, al igual que la familia de Hernández que está viviendo con ella en un apartamento de una habitación, vinieron a vivir con otros integrantes de su familia.

"Pero entran en una situación en la que las casas no necesariamente son capaces de albergar a todos los nuevos integrantes de la familia que van a vivir con ellos. Y el período de luna de miel prácticamente llega a su fin", dijo Jon Basso de la Cruz Roja Estadounidense, quien estaba ayudando a las familias a llenar el papeleo FEMA en el centro de socorro.

Una solución provisional, dijo Basso, podría ser FEMA, en la que los evacuados pueden ser ubicados temporalmente en habitaciones de hotel. FEMA dijo que, hasta ahora, se ha otorgado la asistencia a seis familias de Connecticut. Pero conseguir vivienda a largo plazo será aún más difícil, especialmente para las familias de menores ingresos, que se enfrentan a largas listas de espera para programas de subsidio de vivienda.

"Para comenzar, sabemos que ya en Connecticut tenemos escasez de vivienda accesibles, esto antes de llegar a nadie de Puerto Rico con necesidades de vivienda", dijo Erin Boggs, quien dirige Alianza de Comunidades Abiertas, organización de derechos civiles sin fines de lucro que trabaja en las políticas de vivienda.

"Algo que el desplazamiento de personas de Puerto Rico que ahora vienen a Connecticut ha revelado, es esta suerte de vulnerabilidad de los problemas de mercado de viviendas accesibles en Connecticut", dijo.

Boggs está preocupada de que las viviendas accesibles disponibles están concentradas en vecindarios muy pobres.  "Y esas zonas", dijo, "no tienen los recursos para incorporar a más población de bajos ingresos".  

En Willimantic, Carlos Vázquez-Rivera se sentó en la sala de la casa de tres habitaciones de su tía Flor Rivera. Ella tradujo para él.

"Carlos dice que es muy frustrante porque somos adultos y cada uno quiere tener su privacidad, su propia habitación, y no la tenemos", dijo Rivera.

 

La familia de Flor Rivera (línea superior) recibió a familiares de Puerto Rico que fueron impactados por el huracán (línea inferior).
Credit Ryan Caron King / WNPR

La casa de Vázquez-Rivera en Puerto Rico fue destruida por el huracán, así que ahora vive aquí con su madre y su hermano. Los tres comparten una habitación en la casa en la que Flor vive con su esposo y dos nietos.

"Su madre ha llenado solicitudes de apartamento aquí", dijo Flor. "Pero hasta ahora no han recibido ninguna repuesta... Y les han dicho en distintas viviendas locales de aquí, que el tiempo de espera puede ser de seis meses a cinco años. Así que no tenemos esperanza de conseguir vivienda pronto".

Así que esperarán. La madre de Vázquez-Rivera está trabajando para obtener su GED, él está en secundaria y su hermano mayor está buscando trabajo. Todos están aprendiendo inglés, así que encontrar trabajo ha sido difícil. Y su tía Flor dijo que recibir a tres adultos ha sido difícil para las finanzas del hogar. Pero las cosas podrían potencialmente empeorar.

"Si mi casero viene y dice que ya han estado aquí demasiado", dice Flor. "Entonces seremos siete personas sin hogar. No serán solo ellos".

Y con toda la ayuda que se está enviando a la isla que lucha, le preocupa que los puertorriqueños que intentan que funcione en Connecticut sean ignorados.

Para información sobre opciones de vivienda, los evacuados por el huracán pueden visitar guía de recursos de Connecticut 211 para recién llegados desde Puerto Rico y las Islas Vírgenes de EE. UU.

Esta historia es parte de “The Island Next Door,” el proyecto de información de WNPR sobre Puerto Rico y Connecticut, después del Huracán María.